El Imposible es administrado como un “Parque Nacional”, según la categoría asignada para esta unidad de conservación en el marco de la Ley de Áreas Naturales, El Salvador, 2005 . Esta categoría es equivalente a la Categoría II de UICN.

“Es un área protegida, manejada principalmente para la conservación de ecosistemas y proporciona un marco para actividades culturales con fines de recreación. Debe contener ejemplos representativos de importantes regiones, características o escenarios naturales, en las cuales especies de animales y plantas, los hábitats y los sitios geomorfológicos, revistan especial importancia ecológica, científica, educativa, cultural, recreativa y turística. Debe cubrir una extensión tal que incluya uno o más ecosistemas que no hayan sido alterados significativamente” (Artículo 14 de la Ley de Áreas Naturales, El Salvador, 2005).

OBJETIVOS DE MANEJO

• Mantener los bienes y servicios ambientales
• Fomentar la educación ambiental e interpretación de la naturaleza
• Promover la investigación científica
• Contribuir al ecoturismo y la recreación
• Utilizar sosteniblemente los recursos derivados de los ecosistemas naturales
• Mantener los atributos culturales y tradicionales

SalvaNATURA trabaja arduamente para conseguir fuentes de financiamiento que ayuden a la ejecución de los objetivos y programas de manejo de El Imposible y de desarrollo sostenible de las comunidades cercanas al Parque.

CO-MANEJO

En 2006 SalvaNATURA firmó un convenio de cooperación técnica entre el MARN (Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales), para fortalecer, coordinar y consolidar la gestión de El Imposible mediante la ejecución de Programas y Subprogramas del Plan de Manejo y bajo la figura de co-manejo.

Como organización co-manejadora de El Imposible, SalvaNATURA busca promover y ejecutar actividades de protección, conservación, restauración y manejo sostenible de los recursos naturales de este parque que es actualmente el foco de mayor biodiversidad y belleza escénica en El Salvador.

ZONAS DE AMORTIGUAMIENTO

Su importancia radica en que en ella se deben promover las actividades amigables con los recursos naturales que apoyen los objetivos de manejo y minimicen los impactos negativos hacia adentro y afuera del parque, a través de educación ambiental, el fomento de tecnologías apropiadas y el turismo.

La Región de Influencia es el espacio territorial que directamente recibe los beneficios y servicios ambientales del Parque, como son el agua, belleza escénica, biodiversidad y reservorio de carbono –capta carbono-. Tiene un área de 58,954 hectáreas y está formada por los municipios de San Francisco Menéndez, Tacaba, Jujutla y Guaymango, quienes afectan recíprocamente al desarrollo.

ZONAS DE MANEJO
Zona Intangible: Constituye el 77% de Bosque. No se utiliza para visitación turística o tránsito sin previa autorización para preservar los procesos ecológicos. Sólo mediante una autorización, se pueden realizar proyectos de investigación, preservación, conservación y monitoreo. A esta zona pertenecen los Cerros Campana, Piedra del Filo, El Pulguerón, La Olla, Izcanal, Monte Hermoso, Las Pulgas, La Cumbre, La Leoncita y Mixtepe, el Mirador El Puma, la Cueva de Cal y el Corozo.

Zona de Uso Intensivo: Forma el 6% del Bosque, donde se fomenta la recreación turística y la educación-comunicación ambiental, tratando de causar el mínimo impacto en el ambiente natural y considerando los aspectos estéticos. En él se incluyen el centro de visitantes Mixtepe, Mirador El Mulo y la entrada al Sector San Francisco Menéndez. Cada sector puede admitir hasta 300 turistas como máximo diariamente.

Zona de Uso Extensivo: Es un 17% del Bosque en el que se mantiene un ambiente natural con un mínimo de impacto humano. El manejo controlado de esta zona permite el turismo y paseos educativos. Entre los que sobresalen están el Cerro León, Mirador Pata de Gallina, Piedra Sellada, Los Enganches, El Ixcanal, y el Paso El Imposible, en el sector San Francisco Menéndez.